Aedes (Stegomyia) albopictus (Skuse, 1894) Nuevos registros (Diptera: Culicidae) en estados de Venezuela

Carlos Quinto Frontado,, Martin. Z Ledezma,, Hortencia L. Frontado,, Gilfredo Polanco Rodríguez,, Jhoninett Montenegro,

Resumen


Nuevos reportes de Aedes albopictus (Skuse., 1984) en localidades de los estados: Aragua, Anzoátegui, Bolívar, Carabobo, Guárico y Monagas, esta especie es vector del dengue, la fiebre amarilla urbana (CDC., 2001), la fiebre chikungunya, descrita por primera vez en el sur de Tanzanía en 1952, la encefalitis equina venezolana (Granz., 2004), la encefalitis equina oriental, la de california (Mitchell et al., 1992). Y de otras enfermedades víricas. Tanto Ae. aegypti como Ae. albopictus se han visto implicados en brotes de fiebre chikungunya. (OMS, 2014). Ae. albopictus se detecta en 1985 en Estados Unidos (Sprenger & Wuithiranyagool, 1986), Brasil (Forattini OP.,1986), entre otros países del Sur. El primer hallazgo en Venezuela lo reporta (Navarro et al., 2009) en Caracas, Monagas y Guárico (Quinto-Frontado et. al., 2013), Tiara (estado Aragua) por (Ramírez et. al. 2012) y Municipio Mario Briceño Irragori estado Aragua por (Martiradonna et. al., 2013). El Objetivo fue reportar la presencia del Aedes albopictus en seis (6) estados, Venezuela 2013-2014. Se colectaron adultos con capturadores manuales en cebo humano y las fases inmaduras (larvas) en una amplia gama de contenedores, tanto naturales como artificiales, las mismas se colocaron en recipientes hasta la fase adulta, como lo reporta (Burges, N RH., 1993). Se realizaron crías asociadas y la emergencia de los adultos, se clasificó e identificó taxonómicamente según (Belkin, et al. 1965), los mismos reposan en las colecciones del Museo Entomológico “Dr. Pablo Cova García. Posterior al reporte de Ae. albopictus (Navarro et al., 2009) y los registros hasta la actualidad, se recomienda fortalecer y establecer permanentes campañas de promoción, vigilancia entomológica y epidemiológica.


Palabras clave


Aedes; chikungunya; larvas; vector; vigilancia

Texto completo:

PDF